Jilin Tach: la sanidad del futuro


Esto de ver los toros desde la barrera (me refiero a la actualidad en las Españas) te da cierta perspectiva, sobre todo en lo que se refiere a los aspectos en los que las barbas del vecino fueron remojadas, peladas, e incluso parece que van a volver a crecer justo a tiempo de que rasuren las nuestras. O las vuestras. O bueno, lo que sea. A lo que voy es que no puedo evitar seguir bastante pendiente de las cosas que ocurren al otro lado del charco, y cómo los servicios públicos, y concretamente, la sanidad y la educación, hacen funambulismo. Irónicamente observo los acontecimientos desde un país en el que la sanidad y la educación se conciben de una forma muy parecida a como la sueñan las élites extractivas patrias. Tengo pendiente una entrada para hablar de lo raro que resulta darse de bruces con el sistema sanitario estadounidense (por suerte sólo basándome en las revisiones anuales obligatorias y cosas muy leves). Por decirlo brevemente para los impacientes: todo lo que nos habían contado, todas las leyendas negras extendidas por los rojillos comeniños sobre el resultado último de la externalización seriada de la sanidad, era cierto. La sanidad es un negocio muy, muy lucrativo, y no me extraña que haya quien babee de gusto sólo de pensar que esa parte del pastel puede pasar a disposición de los buitres de turno hasta el punto de continuar con el runrún de lo eficiente que es la gestión privada.

En lo que llega (o no) el día en el que trate la impresión que me genera esta sanidad, como ya lo hice con la universidad, os ofrezco hoy un aperitivo que encontré el otro día en un hospital tras la visita a un especialista. Los hospitales aquí, avanzo, no parecen hospitales, sino más bien… yo qué sé, notarías: todo decorado como si fuese el salón de tu casa, con moquetas, macetas… todo muy acogedor y para nada semejante al frío azulejazo de los hospitales madrileños. Esto poco tiene que ver con el funcionamiento del servicio (insisto ya hablaremos de ese asunto en otro momento), lo importante es esa impresión y ese aspecto de cercanía, eficiencia y sofisticación. Como norma general, en Estados Unidos existe el cutrerío, vaya que sí, pero será siempre un cutrerío espolvoreado en purpurina, y por lo tanto se tratará de un cutrerío caro. Avisados quedáis.

La cosa es que en ese hospital purpurinesco y cool voy y me encuentro con esto:

20140921_170629Programa Healing Touch (“toque sanador”). Tenemos la tecnología para tratar y la compasión para curar

Pues sí: un tríptico que te anuncia que en ese maravilloso hospital te ofrecen como servicio adicional que te curen por imposición de manos. Como no podía creer lo que veían mis ojos, me traje uno para leerlo con detalle y fotografiarlo. Os reproduzco visualmente el tríptico al completo y traduzco al azar algunos párrafos gloriosos.

20140921_170723

20140921_170744

¿Qué es “Healing Touch”? [En adelante, Jilin Tach]

Jilin Tach es una terapia de energía en la que los practicantes usan sus manos de forma consciente e intencionada, dirigida al corazón para facilitar la salud física, emocional, mental y espiritual.

El objetivo de Jilin Tach es restituir la armonía y el equilibrio en el sistema energético humano generando un ambiente óptimo para que la tendencia innata del cuerpo a curarse tenga lugar.

Pues sí, esto es lo que parece: un hospital en “el país más desarrollado del mundo”, y en uno de sus estados más pijos, ofreciendo abiertamente brujería a sus pacientes. Tuve que asegurarme varias veces que el logotipo del hospital aparecía en el propio panfletillo antes de creérmelo, porque no daba crédito.

En la siguiente página te presentan a la “profesional” de Jilin Tach: una enfermera con muchos años de experiencia que nos mira desde una de las inevitables fotos con sonrisa falsa tan propias de estas coordenadas. Hay una breve “bio” de esta señora. Vosotros quizá no lo sepáis, pero esa minibiografía la ha escrito ella misma. Yo al principio este tipo de cosas ni las sospechaba porque soy un poco ingenuo, y hubiese imaginado que alguien sabio y objetivo que ha reconocido y evaluado las capacidades de nuestra ínclita profesional de Jilin Tach es quien está detrás de esa loa. A vosotros, que sois gente más espabilada seguramente no os estoy diciendo nada nuevo, pero para mí fue todo un logro asimilar que en EE.UU., el país donde (decía) hasta lo cutre lleva purpurina, es muy importante saber venderte. Nadie va a venir a decirte, “ey tío, cómo molas, qué bien haces esto o lo otro”. No. Esa autopromoción la tienes que hacer tú, y aunque te parezca incómodo o no te guste escribir tu propia bio y decir cuánto molas, aquí está muy bien visto y hasta se celebra que las cantidades de purpurina sean eficazmente distribuidas. Si tú lo que sabes hacer es abrir chakras imponiendo manos, pues fuera las vergüenzas y saca pecho de ello en el panfleto del hospital de Norwich, que ya vendrá alguien a comprarte la purpurina. Cerrando la biografía vemos una foto de nuestra profesional de Jilin Tach en plena acción, poniendo una mano en el pecho de un señor muy malito con mirada de profunda concentración y compasión energética reverente.

¿Cuáles son los beneficios de Jilin Tach?

Las investigaciones realizadas sugieren que hay varios efectos beneficiosos. Los estudios preliminares han mostrado resultados que incluyen la reducción del dolor, ansiedad y estrés, apoyo durante la quimioterapia y la cirugía, mejora del humor, y reducción de los efectos del trauma y del dolor crónico. Jilin Tach tiene un impacto positivo durante el proceso de muerte [sic?], proporciona apoyo para dejar adicciones, activa el sistema inmunitario y ofrece una sensación profunda de conexión espiritual.

Entre otros datos adicionales el tríptico aclara que esto de la imposición de manos es un tratamiento compatible con las terapias médicas normales (me quedo mucho más tranquilo) y que es un servicio gratuito ofrecido por el hospital (pues mira, al menos no cobran por ello, que yo me temía que sí).

Desde luego tras leer el tríptico me quedé con muchas ganas de leer esos supuestos estudios realizados para probar la efectividad de esto de las energías curativas. Según el asterisco del tríptico, los estudios se pueden encontrar aquí, donde además tienen un apartado con los estudios publicados, muchos de ellos, según dicen, tras una revisión por pares (habría que ver los pares, claro). Ponerse a hablar aquí de que no hay revista que los haya publicado que no tenga un “alternative” o un “integrative” en su título o ponerse a hablar de lo que es un ensayo clínico a doble ciego es muy feo, hoygan, sería abusar. Animo a quien le sobre el tiempo (y sobre todo si son del mundillo de la ciencia) a que cotillee un poco qué tipo de cosas publica esta gente y cómo lo hace, porque la verdad es que hasta el artículo más chorra que uno tenga en su CV acaba pareciendo una proeza de complejidad y rigor en comparación. Estuve leyendo uno de un supuesto estudio que hizo una señora aplicando sus energías a los chackras de los supervivientes de un tornado que azotó un pueblo provocando la muerte de un perro. Puede que no muriese nadie, pero los chakras de los supervivientes quedaron profundamente dañados y ella estuvo ahí, dándoles caña a todos y se marcó una publicación con la experiencia. Unas risas.

Por supuesto, soy un absoluto demagogo por insinuar que la privatización de la sanidad y la transmutación de los pacientes en clientes puede acabar trayendo aquestos lodos al escenario hospitalario carpetovetónico, pero a mí me da que que si en un hospital se acaban viendo estas cosas es que algo no va bien. Toquemos madera para que del funcionamiento de los hospitales gringos me siga enterando por los trípticos.

Anuncios

16 thoughts on “Jilin Tach: la sanidad del futuro

  1. Jaime Buelta 22 septiembre 2014 / 10:42

    Un poco de brackground primero de cómo funcionan los seguros médicos en Irlanda, para que se me entienda. Cómo funciona aquí es que vas al médico, lo pagas, y luego el seguro te devuelve una parte del total (normalmente, entre el 35-50% del total), al cabo del año.
    Si te tienen que hospitalizar o hacer algo caro, sí te atienden sin que tengas que poner un duro, pero se te queda mucha cara de tonto pagar doble (seguro + visita al médico). En fin, esto es ya irrelevante…

    Una de las cosas que más rabia me dan de mi seguro médico actual (y casi todos los que he tenido), es que entran cosas como acupuntura y terapias alternativas. Quiere decir que si voy al homeópata, me lo cubren igual que ir al GP(médico de cabecera) (que ya he dicho que no es todo)
    Me jode horrores que se gaste dinero en cubrir eso en lugar de, bien cubrir más parte de ir al médico DE VERDAD o temas del medicina preventiva tan tontas como un chequeo anual o similares (que hay que pagar aparte)

    No creo que sea tanto un tema público/privado como la demanda de la gente, que está convencida que estas cosas “amimefuncionan” y demandan que estén presentes… Cierto que la medicina pública puede protegerse algo mejor precisamente porque puede (paternalistamente) ignorar a la gente más por ser “lentejas”, pero ni mucho menos es inmune. Ya hay movimientos a favor de que los “medicamentos” homeopáticos entren en la seguridad social y demás…
    Esperemos no llegar a eso…

  2. jmongil 22 septiembre 2014 / 11:09

    Vamos a ver. Aquí se mencionan dos temas.

    Por un lado si los servicios sanitarios deben ser gratuitos o de pago. Como no creo que esto sea el meollo del artículo, paso de refilón sólo diciendo que en mi opinión debe ser gratuita. Los motivos los dejo para otra ocasión.

    Pero el otro tema es si los servicios sanitarios (sean gratuitos o de pago) deben estar supervisados por la administración para garantizar su eficiencia terapéutica. Evidentemente en un país con el mercado tan liberalizado como EE.UU. no me sorprende mucho encontrarme con cosas así. Ellos entenderán que debe ser el mercado el que ponga en su sitio a la bruj.. perdón, a la jilin tacher esa. Si cura, triunfará sobre otros ofertantes de salud. Si no cura, el mercado se la comerá con patatas.
    Desgraciadamente debo discrepar. Con la salud no se puede jugar. La administración debe mojarse y regular ese negocio-servicio. La medicina es muy técnica. No se puede pretender que el paciente sepa discriminar cual ofertante se ajusta mejor a la demanda. Además, es una demanda inelástica, es decir, que cuando uno necesita cura, la necesita sí o sí. Si yo quiero comprarme un coche, puedo al final, descontento con la oferta, no consumir. Si tengo apendicitis, necesito consumir sí o sí (o sea, ser operado). Así que encima de que (con sanidad privada) te van a cobrar lo que quieran, sólo faltaba que te cuelen un tratamiento cuya eficiencia terapéutica no se ha demostrado (ni se demostrará).

    Oiga, pero en todas parte cuecen habas. Porque como bien sabrás, en España la multinacional farmacéutica Boiron vende en farmacias sus acuosos productos (homeopatía) a precio de marisco, aprovechando un hueco legal específico. Y he oído hablar (y que alguien lo confirme o niegue, por favor) que en Alemania los pacientes pueden optar en los hospitales públicos por las conocidas terapias alternativas (menudo subterfugio verbal).

  3. eulez 22 septiembre 2014 / 11:37

    Tal vez buena parte de los norteamericanos y algún loco neocon se crea lo de que ese país es “el más desarrollado del mundo”. Está claro que no es cierto, que mucha gente no opina igual (Simpsons did it). Si acaso EEUU será el “país más poderoso del mundo”, que no es lo mismo y sí que es cierto (se entiende poderoso por influyente política, cultural y militarmente).

    Sobre las mierdas de los chakras. No menospreciemos el efecto placebo, que existe y que lo mismo, hasta puede llegar a tener un efecto medible. Lo malo es que, como todo el mundo es imbécil, se confunden las cositas y dejamos de dar quimioterapia por arreglar los chakras esos, que es mucho más barato. Y va a ser que ahí es donde está el problema, en lo barato. Hay servicios que no tienen que ser rentables, no deberían serlo. Para eso están los impuestos. Pero claro, dile a un norteamericano medio que tiene que pagar más impuestos para tener mejor salud.

    Otro tema: mucha gente piensa que la enfermedad es también de “fracasados”. Que si tienes un buen nivel de vida, porque eres un “triunfador”, no necesitarás sanidad de esa. Que para qué vas a pagar tú el médico de los pobres. Que trabajen, que se ponen enfermos porque son unos vagos. Etc. Es la autoculpabilidad social de la enfermedad. Eso también empieza a verse por aquí.

  4. Pipistrellum 22 septiembre 2014 / 20:18

    Desde el punto de vista del beneficio economico tengo claro que la imposicion de manos y la homeopatia es una estrategia inteligente. Un coste insignificante y para una parte de los pacientes un valor añadido. Habria que contemplar el perjuicio de imagen de quien vean que ese servicio se cobra de alguna forma. Pero al final eso ya esta representado en el precio. y mucha gente pasara y otros factores espantaran mas clientes.

    Sobre el modelo de los seguros.
    En un negocio como clientes habituales, como una panaderia engañar o tratarlos mal es nefasto para los cliente. En otros en los que se lo ve una vez, como ventas a turistas que luego se vuelven a Australia, la estrategia “estafa cuento puedas” puede ser bastante eficaz y tener pocas desventajas. Podria haber algun circunstancias que reducirian su efectividad, como que los clientes tuviesen buena comunicacion, hubiese un sistema de multas y/o castigos o le diesen de H… de vez en cuando.

    Los seguros estan en un entorno del segundo tipo. El cliente paga, pero no sabe como es el servicio hasta que lo necesita. La compentencia funciona bastante mal si no sabes como funciona un servicio ni estando dentro.

    HAbria que diseñar un sistema de reglas para que un trato malo o ineficaz no fuese rentable. Por ejemplo, si no se da el servicio, devolver todas las mensualidades o su parte proporcional, porque en realidad durante ese tiempo no ha estado protegido o cubierto por el seguro.

    Sobre el sistema publico privado cada uno tiene sus ventajas.
    El privado lo tiene la capacidad de eleccion y la competencia. Si no podemos elegirlo y nos lo imponen desde la admin, tenemos lo peor de dos mundos.

    El publico se presupone que cuida de nosotros altruistamente, pero depende indirectamente de lo bien que funcione la democracia y a estas alturas cada vez hay mas dudas fundadas…

    De todas formas parece que lo publico debe ser monopolisticos y no veo porque no puede haber competencia. Teniendo varios organismos publicos y el ciudadano eligiendo a donde ir. Obviamente el organismo preferido deberia ganar mas, o por un cobro por cliente o porque el ciudano en casa decida a donde quiere que vaya su parte de impuestos.

    Hay muchas posibles formulas.

  5. Pipistrellum 22 septiembre 2014 / 20:34

    Me jode horrores que se gaste dinero en cubrir eso en lugar de, bien cubrir más parte de ir al médico DE VERDAD o temas del medicina preventiva tan tontas como un chequeo anual o similares (que hay que pagar aparte)

    No se como funcionara en irlanda, pero en USA podria ser una estrategia, porque si encuentran algo, te lo tendran que tratar y pagar. Si sale algo mas adelante y es mas grave por haberlo retrasado pues acabas con el contrato, que no sale a cuenta.

    mucha gente piensa que la enfermedad es también de “fracasados”. Que si tienes un buen nivel de vida, porque eres un “triunfador”, no necesitarás sanidad de esa.

    Si no me equivoco ese es uno de los rasgos psicopatas. Ten en cuenta quien lo dice y quien no… Pero no es el unico rasgo psicopata de nuestra economia y se forman entornos bastante propicios para ellos y en los que se estudiado se encontrado una proporcion bastante mas alta que en la poblacion media.

  6. Copépodo 23 septiembre 2014 / 1:08

    Jaime: es verdad que esto del Jilin Tach no tiene por qué estar relacionado con que el sistema dea privado o no, eso ha sido culpa mía porque quería escribir un post más largo y detallado poniéndolo en contexto y al final lo he centrado sólo en el tríptico, que me dejó “to loco”. Aquí hay variantes pero el sistema que me toca a mí me cubre los chequeos anuales. Las visitas extra tengo un copago de 15 dólares y el resto de las cosas, depende un poco, pero te mandan la factura de lo que no te cubre el seguro cada vez. En general tengo las mismas sensaciones que tú de que pagas dos veces por lo mismo, y lo que es peor (no sé si será el caso en Irlanda) que puede mucho más la purpurina y el “placebo” de que parezca que todo es muy sofisticado más que la eficacia (por ejemplo, que no tardes un mes en poder ver al especialista). Prefiero el frío azulejo y los termómetros analógicos a la tontería por la tontería, incluido el Jilin Tach. Ha sido en un momento muy concreto de la deriva sanitaria española cuando el gobierno ha empezado a mentar la homeopatía en el sistema público. Algo habrá ahí.

    Jmongil: Sí, ya habrá ocasión próximamente para poder hablar de sistemas sanitarios. Creo que das en el clavo con lo del Jilin Tach, y de nuevo, no he puesto todas las cartas sobre la mesa, pero eso es exactamente lo que pasa cuando la sanidad se ve como un bien mercantil y no como un derecho. Esto se ha repetido hasta la saciedad, pero a mí me parece bastante claro: poca broma. En España, creía yo, sólo se había empezado a hablar de homeopatía en la pública recientemente, pero hoy me han enlazado por twitter un vídeo de Youtube de 2007 o así en el que hablaban de un hospital madrileño que ofrecía reiki, así que me callo.

    Eulez: Sí , lo he dicho mal, es el país más poderoso, no el más desarrollado. Las prisas… Efecto placebo: por supuesto que es tangible, real y que puede mejorar el estado de un paciente, el problema, como siempre, es el engaño. En este caso no cobran de más por este supuesto servicio, pero no me extrañaría que a esta señora, esta emprendedora del jilintachismo, esté viendo recompensanda su labor emprendedora con un dinero que al final viene de los usuarios. Lo de que la enfermedad es de fracasados: depende. A ver si de una vez escribo el post sanitario, porque una cosa curiosísima que se da aquí es que casi toda la población consume algún medicamento de forma habitual, aunque sean vitaminas. La sanidad, como mercado, también es consumo, y creo que la población tiene asumido que si cuando vas al supermercado compras comida, ninguna visita al médico está completa si no te llevas tu receta y tus pastis. Así pasa luego lo que pasa, que hay unos problemas de adicciones tremebundos.

    Pipistrellum: el beneficio desde el punto de vista económico, como bien dices, es claro: el efecto placebo sale gratis. Otra cosa, claro, es la dimensión ética de ofrecer en un hospital (un supuesto lugar de medicina, de ciencia) un servicio que es a fin de cuentas es un engaño. Sobre el comentario que dices de los chequeos preventivos: esa es justo la idea del seguro que tengo, te obligan a controlar cada año para que no pille de sorpresa ningún tratamiento caro. En sí mismo, estoy dispuesto a tragar, no me parece mal necesariamente, pero luego te penalizan por tener visitas cuando no te toca (copago de 15 dólares), a pesar de que las 2 ocasiones en las que lo tuve que hacer, no fue por nada que hubiese podido evitar haciendo prevención o porque no cuidase mi salud.

  7. jmongil 23 septiembre 2014 / 7:56

    Ahora lo interesante sería saber el costo de ese servicio. Porque de entrada no debería haber por medio ni estudios universitarios, ni pagos por patentes, ni empleo de chismes caros, que podrían justificar una factura abultada.

  8. Jaime Buelta 23 septiembre 2014 / 9:00

    Explico un poquito el sistema que hay por aquí por Irlanda. Yo me sorprendí al llegar, porque la verdad es que pensaba que estando en Europa y demás, sería de otra manera…

    Aquí la sanidad no es gratuita. Hay sanidad pública, entendida como hospitales. Hay una tarjeta sanitaria que, si cumples los pertinentes requisitos (básicamente, tener pocos ingresos, son bastante bajos), las visitas al médico, hospital, etc, son gratuitas.
    Si no, toca pagar. 45€ por ir al médico de cabecera (GP), 100€ por emergencia en el hospital y 150€+ por ir al especialista. En el hospital público suelen cobrarte una vez y mientras que te den cita ellos, no hay que pagar más. Si el GP te refiere al hospital, va incluido en el coste. Ejemplo que me pasó, mi mujer se dislocó la rodilla. Fuimos en ambulancia al hospital (las ambulancias son gratis), pagamos la emergencia y eso cubrió todo el tratamiento, incluido rayos X (resonancia la hicimos fuera porque era más rápida) y las visitas de seguimiento que nos pusieron (una cada par de semanas)
    Si tienes seguro (las empresas lo suelen incluir), cubren hospitalizaciones y parte de ese coste se devuelve (normalmente el 35-50%)
    Los medicamentos no se incluyen en ningún lado (salvo algo que te pueda dar directamente el médico), pero el estado te devuelve el exceso de 100€ al mes (sólo pagas un tope de 100€ al mes)

    Estuve pagando mi seguro durante 6 meses (estaba en periodo de prueba y la compañía no cubría mi seguro ese tiempo) y, para dos personas, eran unos 220€ al mes. ADEMÁS te toca pagar los 45€ (o 100) de rigor si resulta que te sientes mal. Y rellenas un papelito al final del año para que te devuelvan un porcentaje.
    Ya digo que se te queda cara de tonto, porque barato no es, y pagas “por si” te atropella un autobús y tienes que estar un mes en el hospital.

    Será que yo he tendido a ir a hospitales públicos por aquí, pero lo que hay es estilo espartano con pinta de construcción soviética. Nada de purpurina ni similares. Los edificios, en general, son más antiguos que en España. Ya digo, puede ser los sitios a los que he ido. En los privados, todo más nuevo, pero no he visto folletos de imposición de manos o similares. En cuando a calidad de atención es relativamente buena. El GP vas como quien va a comprar el pan, te pones en cola y listo, y de resto las citas suelen ser del orden de dos semanas. El único problema fue la resonancia que he comentado que tardaban unos meses en hacerla en el hospital público y fuimos al privado, la hicimos en una semana y creo que costó como 150€ o algo así (no recuerdo si estaba descontada por el seguro)
    Los médicos pues ya unos mejores y otros peores, como en todos lados… Nada desastroso, pero a veces te toca alguien que parece que le molesta atenderte. Esto creo que es generalizado en todos lados.

    Y lo dejo ya, que esto dando la paliza :-P

  9. Pipistrellum 23 septiembre 2014 / 23:03

    JBuelta, daba por supuesto que si pagabas al medico podias elegir quien te atendia, pero ahora lo dudo. “le molesta atenderte”. Pagar y no poder elegir me parece una fallo fatal.

    En francia creo que se va a un privado con tarifa fija y luego lo abonan.

    En las bajas laborales tambien hay que pagar? se fian de la palabra del empleado?

    Lo niños van cada dos por tres al medico. Pagan lo mismo?

  10. Jaime Buelta 24 septiembre 2014 / 6:46

    Pipistrellum:

    Hombre, sí que puedes elegir médico o pedir cambio. Pero no decides quién te atiende de guardia o cuando llegas de nuevas. Igual con más tiempo tienes a tus médicos preferidos, pero si llegas de nuevas al país lo que haces es ir a un médico y ver que tal :-P
    Esto es como poder elegir restaurante. No quita de que en algún momento puedas encontrarte un camarero borde (y probablemente no volver a ese restaurante)

    En Francia es algo así, sí. Pero es estatal (el dinero te lo devuelve el estado, no un seguro) y creo que se devuelve a los 15 días o así.

    Las bajas laborales las paga la empresa hasta un número de días (del orden de 6 días, ojo) que viene por contrato. Si la empresa es normal y quiere tratar bien a la gente, no lo miran en casos normales (resfriados, me voy a mitad del día porque me siento mal, etc). No tienes una cuenta de “días/horas de enfermedad” que baje. (Oye, en USA eso pasa en muchos casos, y se solapan con las vacaciones). Pero legalmente sólo están obligados hasta esos días.
    Si tienes una enfermedad larga, hay unos seguros de “larga inactividad” (incluyen paro, que es otra historia) que te permiten sacar dinero de tu fondo de pensiones y te complementan. No me se el tema exactamente en cuanto a cantidades, etc, pero no hay una baja por enfermedad como en España, cubierta por la Seg. Social. Entiendo que habrá que presentar justificante médico para el seguro, en las empresas que he trabajado normalmente con avisar que voy al médico ha sido suficiente (o que no puedo ir porque estoy con mi mujer en el hospital), pero no me he cogido nunca una baja larga.

    Respecto a los niños, yo diría que pagan igual. Supongo que el pediatra es simplemente otro GP. Sé que los seguros tienen partes específicas para familias, y supongo que el seguimiento de bebés estará algo mejor cubierto (lo que es embarazos y partos suele tener menos preocupaciones), pero no me lo sé con detalle…

  11. Jaime Buelta 24 septiembre 2014 / 6:48

    Ah, otra cosa, pedirle al médico que te haga una receta (por ejemplo, soy asmático y necesito todos los meses cierta medicina) es una visita más, pero si ya tienes confianza con el médico, te puede hacerte el favor de cobrarte menos. Pero es “el favor”, me sé del caso de un amigo, no creo que sea algo común.
    La receta en esos casos suele ser para 2 o 3 meses, pero no más…

  12. Pipistrellum 24 septiembre 2014 / 18:06

    Esa gente que aqui va arrastras al medico aunque no teniendolo que pagar, alli se habra extingido porque no sobreviviran.

    Yo no veo mal que se pague algo si no supone un problema a la economia, otras cosa son personas sin recursos suficientes, pero en tu caso JB parece una broma. Que faena.

    Hay gente que digamos “abusa” de medico tal vez un pago minimo podria ser una de las soluciones, pero tambien hay gente que hace una infrautilizacion y puede acarrear un gasto mayor en el futuro no tardar demasiado en pillar algo grave o tener una salud precaria y no poder trabajar o algo asi.

    Abusa: puede ser que necesita hablar con alguien o que no se organiza con la medicacion y por si acaso pide y acaba con diogenes pastillero. Seguramente se deberia hacer algo diferente a un castigo/multa/sancion para esa persona.

  13. Sophie 30 septiembre 2014 / 15:28

    Copépodo, este tipo de charlatanes siempre tienen su propio soporte gráfico. En Sevilla descubrí una serie de clínicas que tratan una enfermedad revolucionaria, la “histaminosis”, por la cual determinados alimentos tienen una elevada cantidad de histamina o ayudan a liberarla y claro, le provocan al paciente todo tipo de males, desde cefaleas hasta dermatitis. Tienen su propio congreso específico y su revista, donde publican sus grandes descubrimiento. Ah, en una de esas clínicas te sacan sangre…y te cobran 20 euritos por cada alimento que investigan si te produce histaminosis o no.
    Lo más cachondo de este tipo de supercherías es que te las venden como “complementarias” a la “Medicina oficial” y totalmente inocuas, como la homeopatía. Y olé.

  14. pvaldes 8 noviembre 2014 / 0:01

    Bueno, el toque e imposición de manos últimamente se ha usado usa mucho como modo habitual de solucionar problemas de salud pública también en España… lo que pasa es que lo hacemos a nuestro estilo aspañol y mediterráneo por supuesto:

    Ejemplo explicativo de lo que quiero decir:

  15. Copépodo 13 noviembre 2014 / 3:13

    Sophie. ME tuve que cortar con la comparación porque efectivamente me empezaron a hablar de resquicios en la sanidad pública donde se colaban sanadores y demás. Esto de la histaminosis es completamente nuevo, me fascina que hasta tengan su congresito.

    Pvaldes: además de verdad…

  16. orab 6 febrero 2015 / 1:06

    Por favor, un día tienes que opinar de PODEMOS. Gracias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s