Novedades biblio-botánicas adquiridas de forma prácticamente involuntaria (lo juro)


Quizá recordéis un post de hace unos meses en el que conté cómo, en visita rutinaria al herbario del Jardín Botánico de Nueva York, me topé con una liquidación de chuches que tenían repetidas en la biblioteca y llegó a mis manos esto:

Un ejemplar original, sin cortar ni encuadernar, del Icones Muscorum de Sullivant, la obra publicada en 1864 que recopilaba algunas de las especies de musgos norteamericanos más singulares que se estaban descubriendo hasta la fecha en un continente aún salvaje e inexplorado. Aparte de su interés científico-histórico, el Icones incluye 129 grabados en plancha de cobre que supusieron todo un hito en el virtuosismo y detalle con el que se pueden ilustrar los briófitos.

Thelia hirtella, un bonito musgo muy frecuente aquí en Nueva Inglaterra, guapamente ilustrado

Tuve un poco de conflicto por quedarme este libro, puesto que me había prometido no adquirir libros en papel mientras siga siendo un nómada postdoctoral, pero ¿Quién se resiste a algo así? Toda regla debe tener su excepción, y de inmediato el Icones pasó a convertirse en el nuevo niño mimado de mi biblioteca.

Aunque el estado de la obra era estupendo y estaban todas las láminas, me pregunté si debía encargar que me lo cortaran y lo encuadernaran, pero en los comentarios fuisteis muchos los que dijisteis que eso era una barbaridad a estas alturas y que lo mejor era conservarlo en su estado actual. Después de demasiadas semanas por ahí guardado de cualquier manera en un cajón de la oficina, con el cordón rosa ese de la primera foto como única protección, me dije que esto no podía seguir así. Por consejo de Ms. Rottenmeier, busqué una caja para materiales de archivo en Gaylord.com, y acabé decidiéndome por una caja apañada y baratilla (14 dólares) de material no ácido, adecuada para libros antiguos.

20131217_102652 20131217_102710

Esto es otra cosa

Hasta aquí todo normal, y tengo que destacar la ausencia de intención por mi parte de adquirir el susodicho libro, que prácticamente me cayó sin comerlo ni beberlo.

Pero aquello era sólo el principio.

En mi siguiente visita al herbario, un colega que me vio todo emocionado con mi hallazgo anterior me tenía reservada una sorpresa: un ejemplar que le sobraba del Icones Muscorum. Supplement. Se trata de un volumen adicional, con el mismo espíritu, que se publicó diez años después, en 1874. En él se ilustraban más especies de musgos norteamericanos, y a diferencia del anterior, muchos de ellos típicos de California, las Rocosas y el Oeste en general. Este libro tiene una historia curiosa, puesto que aunque el autor que aparece es Sullivant, en realidad fue una obra póstuma (murió en 1873) que en gran medida se debe a Lesquereux, el briólogo de origen suizo del que os he hablado en otras ocasiones, discípulo de Sullivant. Lesquereux, sin embargo, rechazó aparecer como el autor del suplemento, a pesar de la insistencia de Asa Gray (el pope de la botánica norteamericana), circunstancia que éste pone de manifiesto en el prólogo.

Total, que van y me dicen que si lo quiero. ¿Y yo qué iba a hacer? ¿decir que no?

20140109_170646

Que me perdone el Kindle, pero ¿Qué culpa tengo yo de que me lluevan las chuches?

Si bien esta copia está encuadernada, es sólo el texto con las descripciones, faltan los 81 grabados que contiene el suplemento al completo, pero no le iba a hacer ascos.

20140109_170710 20140109_170832

Una nota en el interior aclara que este ejemplar pertenecía al herbario Farlow, de la universidad de Harvard. A la derecha: descripción de Orthotrichum cylindrocarpum, un viejo conocido. Un día, si os apetece, os cuento algunas batallitas taxo-chascarrillo-histórico-moleculares a propósito de este musgo

De nuevo, una oferta difícil de rechazar y mi absoluta inocencia: nunca estuvo en mis intenciones ampliar mi biblioteca en estas circunstancias. Si la cosa hubiese acabado aquí, todavía tendría un pase, pero…

20140109_170127

¡Ay!

Un día, como quien no quiere la cosa, mi jefe me dice que si quiero un “Crum” de los musgos de los Grandes Lagos, que tenía uno de sobra, nuevo y precintado. Es uno de los tratados más utilizados para identificar musgos norteamericanos del centro y noreste del país. Funciona bastante bien en Nueva Inglaterra y no incluye las rarezas tropicales de los Apalaches del sur, que complican un poco la existencia si usas el manual de dos tomos de Crum y Anderson (al que tampoco haría ascos, para qué engañarnos). ¿Qué iba a decirle? ¿Que no?

20140109_170157

Lo siguiente fue el tomo 2 de “Hepáticas y antocerotas de Norteamérica”, de Schuster. Es una obra faraónica de seis tomos, creo que bastante difícil de encontrar sin pagar un riñón. Yo soy poco de hepáticas, pero cuando una postdoc dejó nuestro laboratorio y tenía que desprenderse de algo de equipaje me lo ofreció. Es sólo un tomo suelto pero… ¡¿Qué iba a decirle?! ¡¿Que no?!

20140109_170221

A la buchaca

Y ya por último, aunque parezca un pitorreo, hace dos días al pasar por delante del almacén del departamento, vi que en la mesa donde se ponen trastos viejos a libre disposición del personal que lo desee, había dos libros viejunos de botánica abandonados. El primero era “British Flowering Plants”, de John Hutchinson. Este señor, célebre botánico británico, al parecer se hizo conocido en su día entre otras cosas por proponer una clasificación de las angiospermas (a la que creo que nadie le hizo mucho caso) pero que se explica en este libro y que además tiene láminas en color.

20140109_170025

En serio, no me lo estoy inventando. La gente tira unas cosas…

Por último, también había una clave dicotómica de los géneros de plantas de Venezuela de Henri Pittier. No tengo ninguna excusa especial que justifique haberme quedado con este libro, al menos de forma provisional, pero ya de perdidos al río.

20140109_170046Para más guasa este libro está dedicado por el propio Pittier:

pittier

Y así ha sido como, sin yo poner apenas voluntad por mi parte, me he agenciado con algunos cuantos kilos de libros botánicos. De momento.

Y esa es mi versión de los hechos, señor juez.

Anuncios

6 thoughts on “Novedades biblio-botánicas adquiridas de forma prácticamente involuntaria (lo juro)

  1. Aitor Santisteban 10 enero 2014 / 10:43

    ¡Joé, que envidia! Te entiendo perfectamente. Siempre me han gustado las láminas y cuando tuve que hacer el herbario para clase de botánica me gustaba dibujarlas (con poco éxito artístico, la verdad). Guardo todavía el herbario y el Strasburger (7ªEd. en castellano) ¡ya tienen más de 20 años!

  2. Ofelia 10 enero 2014 / 12:51

    Puf, Copépodo, veo que esto te está matando. Tienes que tomar una determinación. Para seguir fiel a tus principios de economía de peso y volumen, propios de un nómada, tienes que tomarte tus nuevas adquisiciones como un depósito. Cuando te tengas que mudar, me las envías por correo (yo pago los portes) y arreglado. Y si tu cargo de conciencia es demasiado, pues me los envías ya! Lo que sea por la estabilidad emocional de un amigo.

  3. Anónimo 12 enero 2014 / 17:50

    Rafa! Me acabo de encontrar con tu blog con una entrada sobre alimentación, qué bueno hacerte por los USA!
    Un abrazo

    Jano

  4. Copépodo 12 enero 2014 / 21:42

    Aitor: ¿La séptima edición es la que tiene tapas azul marino? Creo que los que conocen el libro dicen que esa fue la mejor y luego empezó la decadencia.

    Ofelia: ¡Menos mal que los amigos nunca fallan! Si alguna vez esto se convierte en un peso insoportable, ya sé lo que tengo que hacer ;-)

    Jano: ¡Hombre, qué bien “verte” por aquí! Más abrazos. Internet es una corrala

  5. Álvaro Luna 12 enero 2014 / 23:02

    Yo soy bastante así también, pero lo de las plantas de Venezuela ya es un poco excesivo (aunque yo lo habría cogido también :p)

  6. Aitor Santisteban 13 enero 2014 / 10:10

    Sí, tapas azul marino, letras amarillas y blancas; 32ª ed., 7ª ed. española 1988.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s