Cuatro cosas que España puede aprender de Estados Unidos


Este post es una respuesta a “4 Things America Can Learn From Spain“, del blog de Trevor HuxhamA Texan in Spain“. Trevor da clases de inglés en Santiago de Compostela y dedica su blog a contar cómo es España desde el punto de vista, quizá algo indulgente, de un estadounidense. Desde que lo empecé a leer (con motivo de una necesaria guía para extranjeros sobre los cafés, en el que tuve el honor de ser citado) no he podido evitar verlo como una especie de reflejo de mi propia experiencia a este lado del Atlántico. Resulta más fácil entender las singularidades cuando se miran con cierta perspectiva, por eso me interesa especialmente qué puede llamarle la atención de España a un visitante, especialmente si es estadounidense, porque de alguna forma es como ver el lado opuesto del salto cultural transatlántico que yo mismo experimento. Pues eso, recomendado queda.

Aquí ya he dedicado bastante a contar lo que me llama la atención de Connecticut, desde acontecimientos singulares como nevadas de 70 cm, explosiones demográficas de cigarras, la espectacularidad del otoño y una vieja monografía de naturaleza de Nueva Inglaterra. Sin embargo al hablar de diferencias culturales creo que en retrospectiva me he cebado más con cosas que no me gustaban, como la dependencia del coche o el nacionalismo universitario, y eso es un poco injusto. Así que leyendo el post de Trevor he querido hacer también un ejercicio constructivo y hacer una lista personal de cuatro cosas estadounidenses que a mí me gustaría ver más en España.

1. Vivir en un huso horario que te corresponde

Vale, a mí también me gusta esa sensación de las tardes de verano españolas que parece que no se acaban nunca, pero la temporada que llevo viviendo fuera me ha convencido de que el desbarajuste horario que tenemos no es saludable. Ya sé que esto se está empezando a tomar en serio y que quizá regresemos al huso horario del que nunca debimos salir; si acaba ocurriendo creo que será para mejor.

Vivir más cerca de tu hora solar significa levantarse con menos pereza y de forma más natural (ayuda el no tener persianas, y no sé qué fue antes, si el huevo o la gallina, pero ahora creo que las persianas opacas españolas de hermética oscuridad son un invento demoníaco). Los conceptos de “tarde” y “temprano” se acaban adelantando una hora, y a la larga (opino) contribuyen a tener un ritmo más sano: las siete de la mañana no es “temprano”, sino que durante gran parte del año (a la misma latitud que Barcelona) ya luce el sol y casi que la cama te echa. Me ocurre con mucha frecuencia que me despierto a la hora adecuada antes de que suene la alarma del despertador, y en general llevo el insomnio (que sufro crónicamente) mucho mejor que en España. Incluso en fin de semana me despierto antes y me cunde más el día.

Aunque creo que debe existir un sano término medio entre comer en 10 minutos delante del ordenador y tirarte dos horas de sobremesa, me estoy acostumbrando a comer al mediodía (al mediodía de verdad: las doce) y a cenar pronto (a las siete, si se puede). No sé si esto es la herejía celtibérica definitiva, pero la verdad es que no me parece mal sistema y no me importaría mantenerlo independientemente de dónde acabe viviendo. Paradójicamente, acostarme un poco antes de domingo a jueves también me ayuda a dormir mejor (¡sobre todo ahora con el nuevo colchón de memory foam!), y esto, para un insomne, la verdad es que vale mucho.

2. Practicar la urbanidad… o lo que sea

Porque no sé muy bien cómo llamar al hecho de que aquí veo mucho más frecuente que la gente se comporte como debe comportarse, y esto se ve en infinidad de situaciones diarias. Voy a poner un ejemplo de nuestro viaje por California el verano pasado, en el que pasamos varias noches en campings. Al contrario de la idea que yo conocía de camping detestable, lleno hasta los topes, ruidosos, y sucios, los campings californianos resultaron ser un auténtico paraíso: tranquilos, espaciosos, muy cuidados, y llenos de gente respetuosa… vamos, que casi no notabas diferencia entre estar en un camping o acampar por ahí en mitad de un State Forest (que también lo hicimos, porque está permitido y la gente no lo deja todo hecho una pocilga). Lo fascinante es que en muchos de estos campings no veías ni siquiera al propio personal de la instalación: a la entrada había unos sobrecitos y en función de las noches que ibas a estar tú metías tu dinero en el sobre y lo dejabas en un buzón. Punto. Ahí nadie comprobaba si metías la cantidad justa ni si hacías un simpa. Este sistema en España se colapsaría en una semana, vamos, ¡es que hasta dudo que no nadie se llevarase el buzón lleno de sobres!

A este tipo de detalles me refiero: la mayoría de la gente cumple con una serie de normas básicas de convivencia, con mucha menos tendencia a la picaresca, el engaño o la falta de consideración. En mi recientes vacaciones en Madrid del mes pasado hubo muchas cosas que me llamaron la atención muy negativamente, unas más tópicas que otras, empezando por el ruido animal que había en la propia terminal del aeropuerto donde salía el vuelo (plagado de españoles gritándose unos a otros sin motivo) y acabando con camareros realmente maleducados con los que casi había que disculparse por pedirles que hiciesen su trabajo. Quizá ninguna de estas actitudes me hubiese extrañado mucho hace unos años, pero supusieron un curioso contraste con la amabilidad americana, que aunque a veces es excesiva, contribuye a hacer el día a día más agradable.

A veces me sorprendo conservando ciertos hábitos fosilizados con los años. Cierro concienzudamente la puerta de la oficina por miedo a que me roben el portátil, como pasaba a veces en mi antigua universidad; mis compañeros deben pensar que soy un poco raro, siempre pendiente de dejar la puerta cerrada, cuando nadie lo hace aunque vayan a salir del edificio. Sigo pasando un breve momento de tensión antes de comprobar que no me han robado la bici, pese a saber que aunque la hubiese dejado sin cadena seguiría estando allí (en el portal de mi casa en Madrid, una lucecita que compré no duró ni doce horas sin que desapareciera misteriosamente). El propio buzón de mi apartamento ni siquiera tiene llave. Esto al principio me ponía un poco nervioso, pero poco a poco voy asumiendo que nadie va a robarme el correo.

3. Creer que la diversidad es una virtud, e intentar llevarlo a la práctica

Vaya por delante que Estados Unidos sigue siendo un país de grandes desigualdades de todo tipo y que están lejos de quedar resueltas. Profundizar en este tema daría para mucho y no es lo que yo pretendo aquí, pero antes de caer en la tentación de señalar las carencias ajenas habría que ver hasta qué punto se ignora en España el hecho de que pese a la significativa población inmigrante, los puestos de trabajo de determinada enjundia siguen estando copados por españoles blancos, generalmente varones.

Soy consciente de que mi visión está muy limitada a lo que tengo alrededor, pero cuando me fijo en la composición multirracial y multinacional de mi departamento, creo que la universidad española está a años luz de conseguir algo así, y de hecho dudo que haya intención alguna de lograrlo. En el mismo pasillo donde trabajo hay gente de China, Irán, Bélgica, Sudáfrica, Nueva Zelanda, Irlanda o Colombia. Conozco a profesores universitarios ya con su tenure track completo de distintas etnias, y en mi propio laboratorio tan solo una persona es estadounidense. Desde hace un par de años, la universidad empezó a tomarse en serio estudios como este sobre el sesgo involuntario a favor de los hombres, y desde entonces las candidaturas a nuevas plazas se hacen a través de solicitudes sin mención al sexo de la persona candidata. Las becas y proyectos se basan en la igualdad de oportunidades, pero se considera un valor añadido (hasta el punto de determinar que se reciba o no financiación) la participación de minorías raciales y el estímulo en la educación y divulgación en comunidades poco favorecidas, y así un larguísimo etcétera. Podemos ponernos todo lo cínicos que queramos sobre la persistencia de desigualdades, pero opino que los estadounidenses están haciendo mucho más por evitar que los motivos de raza, nacionalidad y sexo estén detrás de esas desigualdades que nada que yo haya visto en España. ¿Exagero si digo que ante una misma oferta de trabajo tiene más posibilidades un español en Estados Unidos que un estadounidense en España?

Ser extranjero es una putada en cualquier parte: eres una persona “de segunda” para la administración, te ahogan en papeleos, en tasas, en esperas, te deniegan permisos, créditos y tienes que aprender a sobreviviren un mundo al que no estás acostumbrado con unas reglas que nadie te explica y que a veces tienes que aprender por ensayo y error. Pese a todo, y después de haber pisado ya mi buena docena y pico de países, creo que puedo decir que en ningún sitio que conozca es más fácil normalizarse siendo extranjero y pasar a ser “uno más” como en Estados Unidos, un país levantado por emigrantes, a fin de cuentas.

4. Ser visionarios

De nuevo, esto estará muy sesgado por cuál es mi ambiente ahora, y por lo limitado de mi experiencia laboral al mundo de la investigación científica, pero es que probablemente una de las cosas que más me gusta de vivir en Estados Unidos tiene que ver con algunos aspectos del ambiente de trabajo. Algo hay en todo ello de aquella dicotomía quijote/supermán de la que hablé en su momento, de ser un visionario, de saltar sin red y tener fe en la máxima de que el trabajo duro se verá recompensado (máxima que sigo sin creerme, como buen sanchopanza, pero que es necesaria para entender el caldo de cultivo necesario para que surja el milagro). Esa ingenuidad, esa ausencia de miedo a la derrota, esa confianza en uno mismo, reconozco que muy a menudo me produce auténtica envidia.

En el día a día de la investigación, eso se traduce en que los doctorandos son más libres a la hora de elegir sus proyectos, más apasionados, más propensos a caer en errores quizá, pero a la larga más capaces de superarlos con éxito, de trabajar de forma independiente. Se valora muchísimo la figura del mentor académico, que muestra un interés verdadero y desinteresado en el éxito y desarrollo de su discípulo (me vais a perdonar que me ahorre aquí una triste comparación).Es mucho más frecuente que la gente se alegre genuinamente del éxito ajeno, se es más abierto a la colaboración y el trabajo bien hecho se te reconoce sin ninguna traba. A la larga esto se traduce en una forma distinta de investigar y de trabajar.

No sé si esto es una tontería mía, pero viendo el estado de depresión colectiva de España, creo que si algo le vendría bien ahora es deshacerse de la muy pesada certeza de que nada de lo que se haga importa, que el trágico destino ya está escrito y que no se puede cambiar. Creo que una buena dosis de ingenuidad, de confianza en que los lastres, disfunciones, maldiciones y parásitos nacionales se pueden desterrar y que se puede iniciar un proyecto nuevo, es un remedio a considerar. Tener una visión no es garantía de que se cumpla, pero es razonable pensar que sí es una condición indispensable.

Anuncios

19 thoughts on “Cuatro cosas que España puede aprender de Estados Unidos

  1. pipistrellum 29 abril 2014 / 9:12

    1) Al principio Yo tambien pensaba que era mejor tener un uso horario sincronizado con el solar, Pero ahora no lo veo tan claro.
    Te puedes levantar a las 8 h oficial o 6 solar y es lo mismo. La hora oficial rara es una ventaja por compatbilidad con otros paises.
    En Usa hay un monton de Usos y no se puede usar el mismo. en algun momento hay que cambiar de uso y lo mas logico es hacerlo solar.
    En Londres cambiaron al uso de los Nazis para no equivocarse al lanzar las bombas. Luego volvieron al uso normal, pero España No. Otro motivo mas para culpar a los Nazis :P

    Te doy totalmente la razon que los horarios de las costumbres se tendrian adelantar. Cenar y comer mas pronto. Los programas de television que no durasen hasta la 1. etc.

    Y la jornada partida se podria calificar de terrorista. Al final te quita una cantidad de tiempo y vida. Seria otro el momento de comentarlo, pero en mi opinion en España se esta cometiendo un juvenicidio. “No nos matan pero tampoco nos dejan vivir” Esta creando problemas ahora y creara mas en un futuro.
    Pero es otro tema.

    2) Muchas veces nos mofamos de las buenas constumbre y las llamamos empalagosas. O alguien con mucha bondad o amabilidad, puede llegar a considerarse un pringao.
    Todo tiene un limite, pero mejor pasarse al estilo “Casa de la Pradera” que al plato de “Salvame” o similares.

    Por otra parte somos muy criticos con los propios españoles. Sobre todo rasos y no tanto con el sistema. Comentarios tipicos:
    “Los españoles no emprenden y quieren ser todos funcionarios”
    “Si dejan algo sin vigilancia, no dejan ni el candado ni la farola. Ya que se llevan la rotaflex…”

    Hace poco ha habido un programa “Lab: Tal como somos” hicieron un esperimento rodado con camara oculta. dejaron un expositor con zumos e inidicaban cuando dinero habia que dejar para comprar el zumo. Imagina el resultado.
    A ver si te encuentro el video concreto.

    Aunque el 99% de la gente sea buena. 1% hace mucho daño. Para ese 1%, existen los castigos. En españa la justicia funciona muy lenta y no se si dura, pero si a destiempo y eso lo tienen en cuenta los delincuentes.

    En mi caso te puedo decir que me he dejado dos veces la bici delante del pasillo del garaje. Todo el mundo pasa por ahi y no se la han llevado. La primera vez estuvo 4horas.
    Cornisa cantabrica, por si te sirve la refencia geografica. Dicen que en el sur roban mas. No se cuan real es.
    Tambiene es verdad que le robaron el equipo de audio al coche de mi primo y de paso mi movil que lo tenia ahi.
    Tambien abrieron todos los garajes de mi bloque. Por suerte, no quisieron nada de lo nuestro.

    Una vez mas yo creo que la culpa/responsabilidad es mas del sistema/entorno que de los propios ciudadanos. Por lo menos no tenemos una genetica muy diferente de nuestros alrededores.

    Por cierto, los españoles somos muy gritones y creo que yo mas que la media. Yo creo que el record de hablar bajo lo tienen los australianos y creo que ellas mas.

    Sigo en otro comentario.

  2. D. del Moral 29 abril 2014 / 9:20

    Aunque (AÚN) no haya pisado tierras estadounidenses, la entrada me ha hecho sentir identificado por la sensación general que me traje de Alemania al quedarme allí medio año de Erasmus. El punto de la diversidad no sé hasta qué punto lo podría corroborar, dado que fuera de los típicos compañeros de residencia no conocí a mucho extranjero (si acaso un par de italianos, por estar casi metido en Austria).

    No obstante, lo de las horas me ha tenido asintiendo con la cabeza un buen rato. Muchas noches llegué a mi casa con una melopea interesante a las 3 de la mañana (que ya es como llegar a casa aquí a las 8) y me levanté a las 7 fresco como una rosa, no solo animado sino con ganas de trabajar. Llegó un punto en que no tenía nada que hacer porque para las 10 de la mañana ya había hecho todo lo que aquí habría dejado para hacer en toda una semana. No sé si tendrá que ver más el hecho de que las persianas dejaban entrar luz (como dices tú) o el cambio de schedule (comer a las 13 y cenar a las 19), pero junto con ese civismo y educación general, y ese interés de la gente por entenderte, ayudarte y hacerte sentir uno más, es lo que más echo de menos.

    No pierdo la fe en que algún día caminaremos un poco más en estas direcciones que señalas en lugar de hacia el derrotismo salvaje que parece que nos ha conquistado.

    Un saludo, Copépodo :)

  3. pipistrellum 29 abril 2014 / 9:32

    Yo creo que en USA hay mucho mas racismo con los negros comparado con España. No lo digo porque sea muy grande en usa, sino porque en spain es muy pequeño. Creo yo.
    Otra cosa distinta seria con los gitanos. E mi opinion hay mala predisposicion hacia, pero por ejemplo si uno de los dos entabla conversacion con el otro esa barrera se rompe facilmente. Tambien es verdad que no es lo mismo uno con pinta de pobre que de “rico”.

    Yo creo que en tu entorno pasa lo mismo. Todos los inmis son con papeles y con niveles culturales altos. Ademas tu entorno ya esta muy acostumbrado.

    Pero seguramente, USA es menos compasiva con los pobres y como estan fastididos, cometen mas delitos y tienen peores comportamientos y se convierte en un circulo vicioso.

    De todos los que comentan por aqui. Debo ser el que menos idea tengo de la UNI pero por lo que he leido no es endogamica con la raza, sino a solo unos 1km a la redonda y con la red de Amiguetes. Otros podran comentarlo mejor que yo.

    Tambien hay que tener en cuenta, que los anglosajones, nacen con su propio esperanto y eso facilita mucho el trato con gente de fuera que aprende el ingles. Aprender el idioma ya es un filtro para que no venga un tipo de gente.

    No se en tu entorno de los Nativos USA cuantos sabe un segundo idioma. Por lo que he oido es muy bajo entre la poblacion americana.

  4. pipistrellum 29 abril 2014 / 10:07

    Le dio un patatus al navegador, sigo.

    4) Yo no estoy nada de acuerdo con eso de lanzarse sin red. Muchos emprendedores una vez metidos, ven unos problemas que muchas veces dicen que si lo saben no se hubiesen metido, pero aun asi les puede salir bien. A otros lo pasan mal y no les sale bien.

    España no tiene un ambiente muy propicio. A todos los que tantean un poco el trabajo por cuenta propia les da rabia las trabas burocraticas que tienen y otras dificultades, como pagar impuestos sin todavia tener ingresos.

    Te voy poner un ejemplo muy concreto. Un carpintero metalico vino a casa. Nos comento que le encargaron un trabajo, pero no tenia liquidez para comprar 6k euros en material. El banco no le concedio el credito aunque iba a devolverlo todo en 1 o 2 meses.
    No pudo aceptar el trabajo.

    Otro empresario ganó un concurso para hacer 2k bicis para dinamarca creo. Las bicicletas se puede decir que estaban vendidas antes de fabricarse y no obtuvo financiacion por ningun lado y tuvo que encargarlas en Alemania.

    Tener Fe tiene mucho peligro. En españa el emprendizaje es muy chungo, pero existen.

    De la cierva, resolvio casi todos los problemas para fabricar un helicoptero. Torres Quevedo invento una maquina que jugaba al ajedrez.
    Hace unos años una empresa de efectos especiales gano un Oscar, por un programa que simulaba liquidos, de un realismo que flipas. Seguramente veas algo en la tele y no te plantearas que esta hecho por ordendor.

    El juego de Sony Invizimals se lo vendio una empresa de barcelona y creo que todavia sigue trabajando para ellos.

    Actualmente, el desgastado de los vaqueros se hace con laser. Una empresa española invento y vende el sistema por todo el mundo.

    A mi España me parece el Congo europeo, con muchismima riqueza, pero fatalmente aprovechada. Tiene una comunicaciones magnificas con el mediterraneo, el canal de suez, el atlanticos, Sudamerica. Un idioma que se habla mucho en el mundo. Es la puerta de entrada a Europa, Sol(un potencial energetico y una ventaja turistica), un paisaje muy diverso y una gran gastronomia.

    No me gusta echarme flores, ni soy muy patriota, pero cuando todo el mundo esta atacando, hay que defender un poco las virtudes.

  5. jmongil 29 abril 2014 / 10:54

    Respecto a los husos horarios, estoy de acuerdo con pipistrellum, da igual cuál tengamos que la gente no se va a acostar hasta bastante después de la puesta de sol y, si el sol no le molesta y no tiene obligaciones, levantarse a mediodía.

    Creo que ya lo hablamos hace tiempo. Esto se remonta a hace siglos. El trasnocheo se inició como un intento de imitar a los hábitos de los ídolos de la población: los hidalgos y burgueses rentistas. Y éstos a su vez, por marcar diferencias con los auténticos currelas, que se tenían que levantar al alba para aprovechar la jornada y acostarse con el ocaso, por cansancio, sueño o porque al no haber luz eléctrica ni televisión, poco más se podía hacer.
    Por contra, en una cultura más calvinista no se elogia tanto al que vive de rentas. El trabajo forma parte de su escala de valores.

    En cuanto a la distribución de comidas, yo también prefiero la anglosajona. Es más razonable. Pero trasladarla a España es muy difícil. Con algunos amigos me cuesta convencerlos para quedar a cenar a las 21h. La coña es que en USA o Inglaterra sería a las 19h.
    La consecuencia es que los fines de semana suelen suponer un shock horario respecto al del resto de la semana. Cada fin de semana provoca un mini jet lag en el lunes. Por eso me hace gracia a los que se quejan de los trastornos que suponen los cambios de hora de cada equinocio. A los bebés y a los ancianos, quizás, pero al resto…

    Es que lo que no puede ser es que tengamos horarios laborales anglosajones y horarios de comidas a la española. Son incompatibles. No es viable cenar a las 21h o más tarde y luego querer estar en el curro al día siguiente a las 8h. La consecuencia es que muchos botarates se levantan a las 7.30, van corriendo en ayunas y luego se toman un “opíparo” desayuno en el curro. Léase un café negro. Estupenda forma de empezar el día.

    Casualmente la menistra de Sanidad ha pedido recientemente a las cadenas de televisión que emitan los “partes” informativos (las connotaciones de ese término…) a las 20h, como un medio para corregir estos malos hábitos. Por una vez, y sin que sirva de precedentes, estoy de acuerdo con esa petarda (la que tiene como mejor momento del día cuando ve cómo visteN a sus hijos). Aunque lo más probable es que las cadenas se pasen esta petición por el arco del triunfo.

  6. pipistrellum 29 abril 2014 / 16:03

    Sin haber tenido contacto con anglosajones hay unas cuanstas cosas que me gustaria que adoptasemos.

    En españa hay se tiende a evitar bastante el conflito social o interpersonal. En las tiendas o demas servicios si alguien hace algo mal, normalmente no reclamamos formalmente y tan vez ni informalmente. Nos torean mucho, pero luego nos desahogamos airadamente con los amigos o incluso en los foros de internet, jejej

    Tu ves eso? que cuando algo no gusta o haces mal te lo dicen muy directamente. No se con cuanta diplomacia. Otro extremo son los japones, que es casi imposible que digan No, pero dan largas.

    Lo ves positivo? Tal vez en el mundo anglo hay mas cultura negociante y no esta mal visto intentar luchar con otro por beneficiarte como en un regateo de una venta.
    En la cultura mediterraneo tal vez no se inculca imponerse cuando hace falta, si no compartir. Creo yo.

    Yo pienso que un termino medio es lo más adecuado. Tanto un extremo como otro seria perjudicial.

    La emancipacion y la autonomia de los hijos. Me ha sorprendido que tambien pasa con madres jovenes. Que a veces por pereza o prisa discuten con sus hijos porque quieren vestirse ellos y todavia no saben bien. Y asi muchas cosas. Hay una mayor “proteccion” con lo hijos y no se les deja en algunos casos autonomia.
    Incluso despues de emancipados, las madres va a las casas de sus hijos a ayudarles en la organizacion o le dan comida hecha.

    Tal vez sea un prejuicio mio, porque en el blog del texano dice que con 21 sabe poco cocinar.

    Y paro aqui porque te usurpo el blog :P

  7. Agnese 29 abril 2014 / 22:50

    Me ha encantado esta entrada y suscribo plenamente todo, incluso las sugerencias de Pipistrellum. Quería apuntar dos cosas:
    1) A mí también el tema de los horarios me lleva frita. Se acaba durmiendo poco (y eso merma la productividad), se empieza a trabajar más tarde, por no hablar de los problemas de conciliación. Sin embargo, creo que por mucho que quieran empezar a modificar los horarios desde arriba, las costumbres de la gente están muy arraigadas y costará cambiarlas. Los jefes querrán igualmente que sus empleados trabajen hasta las tantas (aunque a lo mejor entren una hora antes) y se alargarán los aperitivos en las terrazas, cenando siempre pasadas las 21. Costará tiempo cambiar los horarios, pero yo también creo que es para mejor.
    2) Los extranjeros. Podría escribir no un post, sino un blog entero sobre mis aventuras y desventuras como extranjera en España. Desde luego que con la administración han sido solo problemas. Entonces no solo a nivel de academia, sino también a nivel más general hay que abrir más la mente y aceptar la diferencia. En eso viajar ayuda, y creo que todavía hay mucha gente en España que no ha pisado el extranjero, y eso puede influir.
    3) También suscribo plenamente el tema del civismo. Es típico de la mentalidad mediterránea (entonces incluyo a Italia) pensar un poco más egoisticamente. Si a mí me viene bien tirar al suelo este papel y no me molesta y hay gente pagada para limpiar las calles, ¿por qué tengo que hacer el esfuerzo de buscar una papelera?

    Y paro yo también, porque, como dice Pipistrellum, te usurpo el blog. El tema da para mucho. De momento, te comparto el artículo.

  8. Jaime Buelta 30 abril 2014 / 0:27

    Un par de comentarios a los comentarios ;-) (Ojo, vivo en Irlanda, no USA. Es “de ámbito sajón”, pero obviamente hay cosas que no son iguales, obviamente. Llevo 4 años y pico ya viviendo aquí)

    – El tema del civismo. Es cierto que es agradable que la gente sea “polite”, se comporte, sonría y demás. Pero, por otro lado (el reverso tenebroso), hay un componente de “falsedad” en las relaciones que resulta desconcertante. Cuando he estado en USA, esa amabilidad constante resulta un poco impostada, y hace preguntarse si, cuando alguien es amable es porque es amable de verdad o porque es lo que toca. He tenido algún episodio que me ha dejado desconcertado por eso mismo (y entiendo que es una diferencia cultural). Esperar que alguien que es amable contigo es porque le caes bien. Bajo mi “sistema operativo español”, cuando te das cuenta duele, porque lo que sientes es que no han sido honestos contigo o no sabes descifrar muy bien el código y “de qué va la gente”.
    Recordemos que tienen el dicho “las buenas vallas hacen buenos vecinos”, que a mi me resulta algo desconcertante. Y, también, son mucho más propensos a solucionar sus problemas “pasando a mayores directamente”. ¿Que haces una fiesta en casa? Llamada a la policía directamente. ¿Que hay un problema con alguien en la oficina? Recursos humanos de por medio. ¿Una verja mal puesta? Demanda de los abogados. Los conflictos se resuelven muchas veces “a las malas” sin ni siquiera intentarlo “a las buenas” (claro que en España también se peca de lo contrario, de inoperancia a intentarlo todas de buenas, o a dejarlo estar, cuando no funciona)
    Como todo, creo que tiene su parte buena y mala (y deberíamos copiar la buena e intentar evitar la mala :-P )

    – El tema de la diversidad. Estados Unidos ha sido diversa durante muchísimo más tiempo que nadie más. Y ha tenido problemas gordos (una gran segregación a muchos niveles) que intenta solucionar activamente. En muchos aspectos son la punta de lanza en cuanto a políticas e ideas de cómo convivir con ello. Claro, en Europa en general (y España en particular) hemos sido mucho más homogéneos (ya nos cargamos para nuestra vergüenza la diversidad que pudiésemos tener en el siglo XV y XVI), lo que en cierto modo evita problemas, porque los peores odios son los que surgen del roce.
    Por eso, en ciertos aspectos, hay que recordar que tienen sus propios códigos y debemos ser cuidadosos de traducir todo “literalmente”. Muchos de los estereotipos xenófobos o racistas en US son propios de allí. Es decir, tienen su historia y su significado porqué determinadas conductas, palabras o ideas son despectivas. Casi todos los insultos lo son por asociación (esto es generalizado). Por ejemplo, hacen chistes de polacos (mientras que en España tenemos chistes de Lepe o en latinoamérica tienen de gallegos, por ejemplo) Pensémoslo de esta manera, poner en una película a un personaje muy tacaño con acento catalán es ofensivo, pero no si el acento es extremeño. Porque el metalenguaje, la asociación en la cabeza, no es el mismo.
    Igualmente, muchas de sus políticas de integración van dirigidas al tipo de inmigración/minorías que tienen. Que no son las mismas (en general) que tenemos aquí. Así que hay que realizar un cierto ajuste y plantearse críticamente donde poner el énfasis y elegir las batallas si queremos ser efectivos en conseguir ser diversos e integrarnos todos.
    En ciertos aspectos creo que España está siendo bastante abierta (como el hecho de que no existen prácticamente guetos cerrados por comunidades, especialmente de inmigrantes), y para otros está claro que estamos a años luz (por ejemplo, no nos tomamos el tema de la diversidad como una prioridad o un bien en sí mismo)

    Ya digo, hay cosas de vivir fuera que me gustan más y cosas que todavía me sorprenden después de 4 años. Pero creo que es una gran idea intentar concretar y plasmar cosas que a uno le gustan de donde llega ;-) ¡Enhorabuena por el post!

  9. pipistrellum 30 abril 2014 / 8:43

    “Esperar que alguien que es amable contigo es porque le caes bien.”
    Supongo que te refieres a alguien del trabajo o que ya tiene cierto trato, no la amabiidad del primer momento, por ejemplo cuando preguntas por la calle y se nota que son corteses y quieren ayudar.

    No se quien tiene mas nivel de amabilidad. A veces es contradictorio. Tal vez no sean unos mas que otros, sino distintitos.

    En alemania una española decia que cuando hablaba con ellos muchos alemanes pensaba les gustaban a ella por su simpatia.

    Un alumno en japon, aparecio en casa del profe sin preguntar para pasar uno dias. Por el trato pensaban que eran muy amigos. Luego estuvo buscandole u sitio para hospedarse.

    Eso debe ser un chasco muy gordo. Los anglos tambien traen gente a casa con facilidad. Supongo que les choca mucho si un amigo español no les lleva a casa tan pronto.

    “las buenas vallas hacen buenos vecinos” Este es un buen ejemplo de que tal vez no seamoos mas o menos si no distintos.

    En usa se ven jardines sin vallas a ras de la acera y eso en españa es rarisimo, en una casa casi lo primero es tapar con vallas que tapen tambien la vision en el interior.

    Se supone que en el norte son mas cerrados, pero muchas veces se ve toda la vida dentro de las casas. No se si al punto “amarse” ante la vista de todos, pero casi. Eso si lo he oido de Australia. Hacerlo en el Jardin o en el coche donde pasa gente.

    En el mediterrano tambien somos mas pudorosos con la desnudez y por logica el clima es mas propicio para que fuesemos en taparrabos.
    Cuando se cambian en la playa se medio tapan y aqui evitamos que se vea nada por ninguna rendija de la toalla ni por un milisegundo. Pero eso va cambiando.

    Lo de llamar a la policía sin notificar antes, aunque sea con un palo de escoba en la pared, me parece un poco “cobarde” y un poco gasto de recursos.
    Tampoco hace falta enfadarse pero simplemente notificar que estan empezando a molestar. Si ya pasa de todo, pues ya me parece logico llamar, pero tal vez no se ha dado cuenta que molestaban.

    Tal vez un cursillos de choque culturales estaria bien. Si no cuando te topas sin vertelo venir es un poco trauma y en segun que contextos un puede meter la pata de las formas mas inesperadas. Tocando la cabeza a un niño, o diciendo ven con la mano, o dando la mano a una mujer o cogiendo una tarjeta con una sola mano.

    Estamos echando a Rafa de su casa, jojo.

  10. Kaley 30 abril 2014 / 14:43

    Hola! Encontré tu blog a través del blog de Trevor Huxham. Muy interesante lo que has escrito. Respecto al huso horario, pienso que depende también. En España la gente suele hacer todo más tarde que en EEUU: levantarse, desayunar, comer, cenar, irse a la cama … Por eso le viene bien el huso horario “incorrecto”. En EEUU, es común levantarse a las 6, empezar a trabajar a las 8, así que nos gusta levantarnos y ver el sol. Aquí es distinto. (Digo aquí, que vivo en Madrid desde 2012 y en España desde 2009.)

    Para mí, lo que más me gustaría ver aquí sería mejor servicio de atención al cliente (customer service). Y que la jornada laboral fuera continua, es decir, de 9 a 6 ó 8 a 5. Mi marido (que español) trabaja desde las 9 hasta las 21 casa cada día … :-/

    Repito: Muy buena entrada.

  11. Copépodo 1 mayo 2014 / 5:15

    Pipistrellum: claro que puedes llevar tu vida independientemente de la hora solar, eso es evidente tanto por lo que pasa en España como lo que pasa en Noruega, no es esa la cuestión, sino aprovechar los beneficios de que sea de día cuando te despiertas y que te apetezca irte a la cama a una hora razonable (y no cuando se acaba de poner el sol) si tienes que madrugar. Comparando los dos horarios, a mí me está gustando más el “solar”, pero es una opinión, como el resto de los puntos. Respecto a la jornada partida creo que cada vez hay más gente con la misma opinión. Respecto al racismo: creo que es muy, muy discutible que en España haya menos racismo que en EEUU, habría mucho que mirar ahí, pero esees otro tema. Respecto al punto cuarto, no se reduce a lo de ser emprendedor, estoy hablando de una cuestión de mentalidad que aquí abunda y allí no. No es necesariamente malo, pero creo que a veces vendría bien.

    David: Supongo que muchas de las cosas que comento no pasan sólo en EEUU. Gracias por pasarte.

    Jmongil: como ya dije arriba, claro que se uede llevar una vida al margen de la hora solar, sólo estoy manifestando una preferencia. Pero en el fondo todo lo reltivo a horarios, en cuanto sales de España se vuelve mucho más razonable.

    Agnese: Pues algo en lo que he pensado mucho es en cómo debe ser la administración española para los extranjeros. Son cosas que no te planteas cuando estás en tu país (o en la UE, si eres comunitario), pero ser extranjero da muchísimos dolores de cabeza burocráticos. La que daría por no tener que estar a vueltas con los visado.

    Jaime: De lo de los buenos modales también hablé en su día, porque es de estas cosas que te llaman muchísimo la atención cuando llegas, y coincido en que te saturas pronto porque no lo ves muy sincero, pero me refería más a comportamientos como el de pagar lo que te corresponde aunque nadie te vea y la reducción de la picaresca. De la resolución de problemas “a las malas” y de el policía que llevamos todos dentro haciendo de las suyas tienen mucha fama los alemanes, pero no sé cuán cierto es. Lo de la diversidad es complejo, y soy consciente de lo que dices, pero tampoco era para extenderse mucho, en general me gustan mucho las actitudes de tomarse en serio a las minorías y a preocuparse de ese tipo de cosas en la educación y la enseñanza. Por lo demás, racismo y segregación hay, pero no acabo de ver la misma normalización entre los hispanoamericanos en España o los marroquíes. Será cuestión de tiempo, quizá.

    Kaley: Pues es verdad eso que dices. Temía llamar por teléfono a servicios de atención al cliente y similares, pero la verdad es que funciona bien. Y sí, lo de la jornada partida, no hay por donde cogerlo, pero parece que cada vez la gente es más consciente de ello. ¡Un saludo!

  12. pipistrellum 1 mayo 2014 / 9:01

    Ricardo galli conto un anecdota con las broncas alemanes. El aleman tambien metio la pata y recibio la bronca con sumision. Ambas creo que eran tonterias que no molestaban a nadie.
    Los españoles sabemos que seguir las normas estrictamente no es lo mejor. Pero porque hay señales absurdas, limitaciones tambien absudas, semaforos que funcionan a destiempo, etc. Tiene pros y contras.

    Tal vez cometamos un error al decir que un pais se hacen las cosas y en otros de otra forma. El pais es un artificio humano. Europa es pequeña y USA, china, Canada o Australia son casi como europa y algunos de ellos con mayor poblacion.

    Entre estados debe haber bastantes diferencias. Imagino que entre el norte y el sur todavia quedaran diferencias.
    Entre poblaciones con mas o menos habitantes tambien habra diferencias. No sera lo mismo NY city que NY estado.

    Tambien el nivel cultural donde te mueves es alto, imagino y en ese entorno el racismo es menor.

    Es dificil tomar una una muestra representativa del todo pais. Con esto que digo no quiero llevarte la contraria ;) despues de todo tu has viajado mucho mas yo.
    Solo recalcar que es dificil tener imagen del todo y no tener sesgo por otras circunstancias.
    Y como digo yo tendre mas sesgos porque me he movido menos que tu. :)

    Yo Tambien estoy de acuerdo que aprovechar la luz solar es mejor. La calidad es mejor que la artificial, mas economica, tambien se aprovecha el calor del sol, es mas saludable fisica y mentalmente.
    Sin embargo, me parece un poco lo mismo cenar a 19 o 21 horas oficiales si ambas son la misma hora solar. Sin embargo, seguro que muchos estamos de acuerdo que la programacion del dia se puede mejorar mucho.

    De todas formas hay trabajos que requieren su horario peculiar. No es lo mismo una tienda que una fabrica o un panadero o un basurero.

  13. Álvaro Luna 1 mayo 2014 / 16:10

    A mí nunca me han gustado los horarios de comida españoles, de hecho, desde el año 2005 que vivo fuera de casa y yo mismo me puse mis normas de vida, como a unos horarios que me parecen más acordes. Desayuno fuerte y temprano, almuerzo a las 13 a poder ser, y ceno a las 20, y más suave que el resto de comidas. Si luego de las 20 me entra hambre me tomo un cola cao o unas galletitas, pero no me meto a cocinar de noche nada de fritangas ni nada. Y entre comidas si acaso fruta o pan con aceite y tomate.
    Lo malo es cuando le explico a la gente mis horarios de comida y mis costumbres, o cuando toca comer con gente, que generalmente cenan a las 22:30 y yo ya estoy muerto de hambre o hago mala digestión esa noche.

  14. Copépodo 2 mayo 2014 / 22:23

    Pipistrellum: ya dejé bien claro al principio que esto era una lista personal y basada en mi experiencia, es obvio que hay variaciones en todos los países, pero no lo es menos que hay rasgos característicos de un lugar, aunque sea grande. Ahí está la gracia. A muchos europeos nos acaban llamando la atención las mismas cosas de los estadounidenses, por algo será.

    Álvaro: yo al principio no me podía creer que hubiese gente con hambre a las 12, pero oye, todo es ponerse. La cena es lo que me cuesta más, porque al final entre unas cosas y otras sí que hay muchos días que se acaba retrasando a las 20:00 o más tarde, pero cuando se puede antes lo veo mejor. En mis primeras visitas intentaba mantener los horarios ibéricos a toda costa, pero al final la vida social importa en ambos sentidos y es lo que más ha pesado para acostumbrarse.

  15. apalankator 4 mayo 2014 / 1:21

    Hola, leo este blog de vez en cuando pero ahora me decido a hacer mi primer comentario aquí.
    Tengo una teoría para justificar la falta de emprendimiento en España y otros países, a ver si me explico bien.

    Los países más pobres y menos emprendedores de Europa occidental son los más católicos: España, Portugal, Grecia. Irlanda, Italia, el caso de Grecia es parecido. No es que lo diga yo, es que ha tenido que venir Europa a rescatarnos.

    En el mundo católico son bienaventurados los que sufren, los que yerran, los humildes…, porque para ellos es el reino de los cielos. Y si emprendes para montar una empresa y te enriqueces es más difícil que llegues al reino de los cielos que un camello pase por el ojo de una aguja. Recuerda que el jefe de la iglesia católica (léase papa) solo te otorga el máximo galardón (léase santidad) mayormente si pasas penurias y mueres evangelizando, mejor con una muerte dolorosa.

    Distinta visión por ejemplo la de la iglesia anglicana, en la que el jefe de la iglesia (léase la reina de Inglaterra) te otorga un galardón (léase Sir) por prosperar, emprendiendo empresas y a científicos entre otros.

    Y aunque actualmente la iglesia tiene relativamente poco peso, el mensaje que predica lleva con nosotros decenas de generaciones, impregnando todos los actos, instituciones, cultura popular,…, 40 años de democracia son comparativamente nada.
    Este mensaje alienta el secretismo, la hipocresía y la corrupción en la sociedad. Las élites predican una cosa y hacen la contraria, recuerda que los alcaldes y destacados miembros del gobierno aparecen presidiendo o portando procesiones y cualquiera de ellos cobra más del doble del sueldo medio (en ocasiones mucho más).

    Además los países católicos también pasan su desgracia a las colonias, solo hay que comparar la prosperidad y la pujanza de las excolonias españolas con las excolonias inglesas. Naturalmente hay de todo, pero quien compra catolicismo compra pobreza.

    Perdonadme la visceralidad, pero si no lo escribo, reviento.

  16. Antonio 4 mayo 2014 / 7:53

    Te doy toda la razón sobre el último punto, al menos en la parte que toca a España, que EE.UU. no lo conozco tanto. Quizás sea porque aún arrastramos la influencia psicológica y social de la dictadura, donde había que tragar con lo que había o largarse del país. Lo noto sobre todo en mi madre, muy conformista en todo, tanto en política como en temas familiares y de otro tipo. Mi padre es más reivindicativo, pero sólo de boquilla.

    No sé cómo podríamos salir de este fatalismo que nos hace tan pasivos y conformistas. Antes nos conformábamos con la tiranía de Franco y ahora con la de los especuladores (no son los mercados, por mucho que nos lo quieran hacer creer).

  17. Copépodo 5 mayo 2014 / 22:12

    Apalankator: pues creo que lo que dices tiene que influir, desde luego, y sí que he oído muchas veces ese tipo de comentarios sobre el carácter católico, que acaba percolando en la personalidad independientemente de tu religión. La contrapartida protestante también tiene consecuencias nefastas según tengo entendido, no te creas que se libran. Concretamente está relacionada con la falta casi de empatía a la hora de percibir al otro: al parecer el carácter protestante es más dado a creer que cómo te va la vida es sólo el resultado de tu esfuerzo y dedicación. Esto está muy bien a la hora de ser optimista y creer que el trabajo duró será recompensado, pero es bastante miserable cuando interpreta que el que es pobre o desgraciado, en el fondo es que no se ha esforzado lo suficiente (ideal para no tener complejos respecto a las desigualdades sociales).

    Antonio: No sé quién dijo que el país está en una depresión colectiva (depresión como trastorno psicológico, no como síntoma económico), y cuanto más lo pienso, más certero me parece.

  18. apalankator 7 mayo 2014 / 10:35

    Antonio: En España ha pasado como en Francia después de la revolución, cuando la alta burguesía ocupó los puestos de privilegio de la nobleza y la iglesia,.
    Aquí los bancos han sobornado a los partidos políticos (por eso la opacidad en sus cuentas) financiando campañas electorales y desmanes urbanísticos. Con eso han conseguido que el poder esté secuestrado por las grandes empresas (esto último lo dice la OCDE), la prueba es la falta de medidas por parte de los gobiernos para obligarles a pagar los impuestos que le pertenecen.
    La depresión viene de la sensación de no poder hacer nada por evitarlo, cuando mediante el voto se puede desalojar de las instituciones a los partidos mayoritarios que ya están atrapados en este juego y no harán nada para que nada cambie. Extraña que esto no sea vox populi.

    Copépodo: Pues no había ya pensado que los protestantes sustituyen el complejo de culpabilidad de los católicos por la falta de empatía, no sabe uno qué es peor.

  19. Multivac 27 mayo 2014 / 4:07

    Como siempre, tarde… pero comento. Es curioso, cada vez que escribes una entrada ‘costumbrista’ sobre EEUU tengo la sensación de reconocer todo lo que comentas, pero que aquí se da de manera no tan definida. Quizá por eso Montreal le parece norteamérica a un Europeo pero a los americanos les parece Europa.

    Lo de los horarios si que es igual, y es definitivamente mejor. Yo tambien empece a comer a las 12 por comer con los compañeros, pero a la que te acostumbras, no esta tan mal. Me pasa lo mismo con la cena, me propongo hacerla antes, pero entre una cosa y otra se va mas alla de las 20. Es increible la de cosas que te da tiempo a hacer despues de cenar, puedes ver una peli y aun irte a la cama pronto. Eso se traduce tambien en las actividades. No es raro que los conciertos acaben a las 22.00 e incluso cuando sales a cenar a casa de alguien, vuelves a casa a la hora a la que en España estarias saliendo. La consecuencia, para mi, es clara: estoy durmiendo de media entre 45 minutos y una hora más que allí, y eso se nota en mi salud, carácter y productividad. Lo único malo de la cena temprana es si quieres hacer deporte. Si los haces después del trabajo se te hace tarde y llegas muerto de hambre, y hacerlo después de cenar no me convence.

    Respecto al civismo, es una de las cosas que más llama la atención al principio. Empezando por la sonrisa y el “bonne journée” de todas las personas con las que interactúas, y la amabilidad con la que te atienden funcionarios, tenderos, en el banco. Que si, que sera falso y forzado y vacío, pero oye, como se agradece. Cuando estuve en España por Navidades es de lo que más me impactó, el carácter malhumorado de mucha gente, la sensación de que te estuvieran haciendo un favor atendiendote (y el resoplido característico cuando pides algo). Sin embargo, hay cosas que no son tan bonitas. Montreal, por ejemplo, esta bastante sucia, y no solo porque la limpien poco (que también) sino que la gente tira las cosas al suelo con mucha facilidad. En el autobús no es raro que haya latas de refresco o vasos de café por el suelo y algunas aceras estan bastante asquerositas. Los parques, sin embargo, impolutos. Con el paso del tiempo he desarrollado la teoría de que el civismo es en realidad un respeto absoluto a las normas. Me he dado cuenta de que aquello que está “legislado” lo cumplen a rajatabla, mientras que otras cosas (como no quedarse como un pasmarote en la puerta del metro sin dejar salir) no las acaban de interiorizar. Pero si mañana saliera una norma o pusieran carteles de “dejen las puertas libres”, te aseguro que ni una persona las bloquearía. No se si esto es asi tambien en EEUU.

    Y respecto a los visionarios, tiene sus cosas buenas y malas, como bien explicabas en la entrada de los quijotes. El ser visionario va unido a un ‘saber venderse’ acojonante, que de entrada, da un complejo que te cagas. Aquí en la Universidad, cualquier persona te habla de su proyecto como si fuera lo más importante del mundo, y realmente te lo cuentan de una manera que te convence, y claro, te hace sentir que lo tuyo no es más que un estudio anecdótico sin importancia. Luego te pones a rascar un poco y ves que tampoco es para tanto, lo que pasa es que lo saben vestir muy muy bien. Y eso nos falta en España, donde el sindrome del impostor y el complejo nos llevan a infravalorar nuestro propio trabajo.

    De los inmigrantes, solo decir que la Universidad no puede considerarse representativa en este sentido, ya que, como dicen mas arriba, es un lugar con mucha presencia extranjera, pero de la “deseada” (nivel educativo y económico medio/alto). Habria que bucear en los trasfondos de las ciudades para saber mas, y yo reconozco que no lo he hecho.

    Hala, ya me callo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s